Mindfulness

Desde Quercus Psicología y Salud ofrecemos entrenamiento en Mindfulness en Zaragoza. Las prácticas son dirigidas por Pablo Palomero Fernández, Psicólogo (A-1552) con amplia experiencia practicando y enseñando diversas formas de meditación, relajación y regulación emocional. Consulta aquí las fechas de nuestro próximo taller: “Mindfulness y crecimiento personal”

¿Qué es Mindfulness?

Mindfulness es la habilidad para centrar nuestra atención en el presente y captar con detalle lo que está sucediendo justo “ahora”. Es tan sencillo, y tan complejo, como “parar” y prestar atención a un único estímulo (por ejemplo, nuestra respiración o  los sonidos del mundo exterior).

La focalización de la atención nos ayuda a detener el flujo de pensamiento y hacernos conscientes de nosotros mismos y de la situación en la que estamos, optimizando así nuestra capacidad para afrontar de un modo positivo los retos que la vida nos plantea en un momento concreto.

Mindfulness no es sólo atención si no que, en último término, es aceptación de nuestra experiencia presente tal y como la estamos viviendo. Es como si al detener la “película” de nuestra vida por un momento y observarla desde fuera, pudiésemos verla con ecuanimidad, sin juicio. La aceptación de nuestra experiencia puede tener un efecto paradójico (por ejemplo, nos tranquilizamos al aceptar que estamos nerviosos, mientras que nos ponemos más nerviosos al intentar dejar de estarlo). Pero, sobre todo, la aceptación ayuda a integrar gradualmente nuestra personalidad, transformando la dolorosa lucha por modificar nuestra “forma de ser” en un diálogo interior más armónico, más cálido, más compasivo. De ahí que algunos practicantes avanzados de mindfulness narren que han aprendido a permitir que sus experiencias internas de conflicto se transformen en otras de paz y armonía interior, no sin antes pasar por momentos de frustración y malestar.

Para poder aceptar generalmente es necesario comprender. La mente “pelea” contra aquello que no entiende o que no puede ser visto con perspectiva, contra lo que resulta doloroso. Mediante la práctica regular de mindfulness aumentamos nuestra capacidad para comprender el significado de nuestras vivencias en cada situación (sensaciones corporales, emociones, pensamientos, deseos, etc.) aceptándolas como parte de nuestro ser en lugar de luchar contra ellas. En fases avanzadas de práctica, mindfulness puede ayudar a comprender la propia historia e integrar recuerdos dolorosos, los cuáles pueden aflorar cuando prestamos atención a nuestro ser de un modo compasivo.

¿Es posible desarrollar mi capacidad para “vivir aquí y ahora”?

Como cualquier otra habilidad mindfulness se puede desarrollar mediante diferentes ejercicios guiados con el objetivo último de que puedas vivir una vida lo más plena posible desde el punto de vista psicológico, corporal, afectivo y relacional. Una vez interiorizada la práctica, puedes llevarla a cabo de forma autónoma en tu vida cotidiana.

¿Cuáles son los beneficios de practicar Mindfulness?

  • Mejor equilibrio del sistema nervioso autónomo
  • Mayor afecto positivo, satisfacción y vitalidad
  • Mejor regulación atencional, transcendiendo la divagación mental
  • Menor nivel de conflicto interior y mejor regulación emocional
  • Mayor flexibilidad psicológica

¿Es Mindfulness una solución universal para sanar el malestar psicológico?

Decididamente, no. Mindfulness es un buen complemento para diferentes formas de terapia psicológica y médica, y puede resultar muy estimulante en procesos de crecimiento personal cuando no hay síntomas psicológicos relevantes, pero no puede sustituir a la terapia en aquellos casos que la requieran.

Por otro lado se debe tener en cuenta que, como cualquier otra herramienta terapéutica, la práctica de mindfulness puede producir no solo sensaciones agradables, sino también algunos efectos no deseados. Por ejemplo, al aumentar nuestra autoconciencia pueden hacerse más evidentes sentimientos de malestar que anteriormente nos pasaban desapercibidos, aunque ya estuviesen ahí. Este aumento de la autoconciencia puede ser positivo en el sentido de que ayude a resolver los conflictos de fondo que están tras las sensaciones de malestar,  pero es conveniente que la persona reciba orientación personalizada si el malestar no disminuye o produce confusión. Por estos motivos se recomienda practicar mindfulness bajo la supervisión de un profesional sanitario, al menos en las etapas iniciales.

 ¿Practicar Mindfulness es lo mismo que meditar?

Aunque las prácticas de mindfulness tienen su origen en la meditación budista han sido adaptadas para que resulten fácilmente accesibles para las personas con independencia de su condición física, sus creencias y su cultura.

Otra diferencia es relativa al modo de practicar. En la meditación budista se practica en posición sentada y se pueden pedir periodos largos de inmovilidad, lo cuál podría ser una dificultad para algunas personas. Las técnicas mindfulness, sin embargo, se pueden practicar en movimiento o en posiciones sencillas para cualquier persona (sentado en una silla, tumbado…).

Bibliografía:

Cebolla, A., García-Campayo, J., Demarzo, M. (Coords.) (2014). Minfulness y ciencia. De la tradición a la modernidad. Madrid: Alianza Editorial.

Didonna, F. (ed.) (2011). Manual clínico de Mindfulness. Bilbao: Desclée De Brouwer.

Lowen, A. (1993). La espiritualidad del cuerpo. Barcelona: Paidós.

Martínez, E. (2007). Vivir lo que somos: cuatro actitudes y un camino. Bilbao: Desclee de Brouwer.

Siegel, R. (2011). La solución Mindfulness. Prácticas cotidianas para problemas cotidianos. Bilbao: Desclée De Brower.

© Copyright 2013-2017  Pablo Palomero Fernández– Psicólogo (Col. A-1552)