Superar el duelo

El duelo es una reacción natural cuando perdemos una persona o un bien al que tenemos en gran estima. Dado que el propio hecho de vivir y establecer vínculos afectivos lleva inevitablemente aparejada la posibilidad de sufrir pérdidas, el duelo es una reacción temporal a la que todas las personas se verán expuestas en un momento u otro de su vida.  Por tanto lo esperable es que, tras un periodo de sufrimiento por la pérdida, la persona vuelva a conectar con el deseo de vivir y seguir adelante.

Sin embargo, a veces la persona queda atascada en las primeras fases del duelo, lo que le dificulta gravemente continuar con su vida. Puede llegar a sentir que el dolor es insoportable y que nunca se irá. Las emociones y pensamientos dolorosos se amontonan en su interior de manera incontrolada y no logra encontrar paz ni estabilidad. Puede enfadarse con la vida, con otras personas a las que responsabiliza de la pérdida, o culpabilizarse a sí misma. Pasar por momentos de tristeza profunda y desesperanza, como si hubiese perdido las ganas de vivir. Puede sentir un intenso temor a no poder seguir adelante o enzarzarse en diálogos internos sobre cómo habría debido actuar en el pasado. En otros casos, la persona trata de huir de las emociones asociadas al duelo mediante conductas dañinas (compras compulsivas, conductas de riesgo, consumo de sustancias…).

Si la situación se prolonga excesivamente en el tiempo, produce un deterioro sociolaboral y cobra una intensidad muy elevada, probablemente sea el momento de pedir ayuda profesional.

Consejos para afrontar el duelo

A pesar de que suele vivirse como una experiencia negativa, visto con perspectiva, el duelo tiene una función positiva. Sirve para ayudarnos a asimilar gradualmente la pérdida y “recolocarnos” ante la nueva situación. Nos induce al retiro y a la reflexión, por lo que puede convertirse en una experiencia de evolución personal. Lo más habitual es que dicha recolocación lleve un tiempo y que vaya acompañada de emociones dolorosas y pensamientos negativos que irán suavizándose conforme logres aceptar la nueva situación. En último término, el duelo es un proceso temporal que va abriendo paso a nuevas posibilidades en la vida conforme avanzas en él.

Te ofrecemos a continuación algunos consejos generales para afrontar este proceso:

  1. Comienza considerando la posibilidad de aceptar las emociones y pensamientos que estás experimentando. Son una reacción natural, si no te aferras a ellos irán disminuyendo de forma gradual. En lugar de darlos por ciertos automáticamente o de rechazarlos, considéralos como una simple expresión del dolor que te ha causado la pérdida.
  2. Comparte tu experiencia con personas de confianza. Seguramente sus pérdidas y su manera de afrontarlas no sean exactamente como las tuyas pero tal vez puedan ofrecerte algo de comprensión.
  3. Utiliza herramientas que te ayuden a tomar perspectiva e incrementar tu inteligencia emocional: busca lecturas o películas inspiradoras y practica ejercicios de mindfulness como hojas en el río u otras técnicas de relajación y meditación que te ayuden a modular tus emociones.
  4. Ve dando pequeños pasos para reactivar tu vida y ofrécete el autocuidado necesario para no caer en la desesperanza: mantén tus rutinas diarias, haz los trámites que la situación requiera, cuida tu salud y tu alimentación, ordena la casa, haz alguna actividad agradable y tranquilizadora…
  5. Aprende a soltar: sé que no es fácil de aceptar pero probablemente no esté en tu mano revertir la pérdida que has sufrido. Así que considera comenzar a soltar los sentimientos de culpa y rabia. Soltar significa dejar de agarrarse a ellos cuando aparezcan, mirar hacia el presente y el futuro en lugar de mirar hacia el pasado. Si has perdido a un ser querido, continuar hacia adelante no le dañará ni deshonrará. Puedes recordarlo y ofrecerle un lugar en tu corazón, si es lo que deseas, mientras te vas abriendo a las posibilidades que la vida te va poniendo delante.
  6. Considera la posibilidad de pedir ayuda psicológica: a menudo sucede que los consejos se ven muy lógicos pero aparecen muchas dificultades a la hora de ponerlos en práctica. En otras ocasiones, los consejos pueden parecer demasiado generales o inapropiados para tu caso específico. Si estás en alguna de esas dos situaciones, desde Quercus Psicología y Salud podemos acompañarte en el proceso de duelo, orientándote de manera personalizada y ofreciéndote técnicas específicas que te ayuden a asimilar la pérdida y retomar tu vida.

Quercus Psicología y Salud  está ubicado en C/ Gascón de Gotor 7, 2ºD (Zaragoza). Puedes ponerte en contacto con el centro a través del 654743551 o escribiendo a info@quercus-psicologiaysalud.com

Salvo que se indique lo contrario, los contenidos de esta web son propiedad de Pablo Palomero Fernández y se ofrecen bajo Licencia Creative Commons 3.0.